...
Instituto para la protección de los monumentos culturales de Sremska Mitrovica

Serbia Sremska Mitrovica / Sirmium

Instituto para la protección de los monumentos culturales de Sremska Mitrovica

Los restos arqueológicos de la antigua ciudad de Sirmium los encontramos actualmente bajo la ciudad de Sremska Mitrovica. El asentamiento ya existia antes de la conquista romana de Pannonia, cuando la zona era habitada por comunidades nativas de Amantines y Sirmiensis, que son los que darán nombre a la ciudad.

Su historia comienza al final del siglo I a.C. y abarca hasta la conquista de los Ávaros en el 582. Sirmium fue el centro de la provincia Pannonia Secunda, y tras las reformas de Diocleciano (después del 293) se convirtió en una de las ciudades más importantes del Imperio Romano. 

Tras un largo periodo de trabajo arqueológico sistemático, numerosos edificios monumentales han sido descubiertos, entre los que destacan los restos del complejo palaciego imperial y el barrio de artesanos y mercaderes que se encuentra dentro del casco histórico de la ciudad actual.

Sirmium, además, fue el centro de la diócesis y el lugar donde muchos cristianos sufrieron martirio, manteniéndose su culto parcialmente a lo largo de la Edad Media. Las ruinas de la basílica de la ciudad datan de la primera mitad del siglo V y nos recuerdan a este periodo medieval. Está asociada a San Demetrio, el Santo más famoso de Sirmium y protector de Sremska Mitrovica, . 

En 2009 se abrió un nuevo centro de visitantes para poder ofrecer información sobre la historia y arqueología de Sirmium y, para hacer accesible este patrimonio a todo el público.

Entre otros restos arqueológicos visitables, destacan los siguientes:

El complejo palaciego imperial – Hipódromo (circus), fue construido entre finales del siglo III y comienzos del IV. Estaba situado al sudeste de la ciudad, a lo largo del río Sava y ocupaba un área de unas 20 hectáreas. Los restos conservados nos ayudan a comprender mejor el rol de Sirmium como capital imperial y centro administrativo hacia el final del periodo romano. Hoy, una parte del complejo se puede visitar y se encuentra bajo una cubierta protectora. Algunos de los mosaicos mejor conservados de Sirmium han sido encontrados aquí, así como frescos, decoración arquitectónica e incluso el sistema de calefacción subterráneo (hypocausto).

 

Los restos de la basílica de la ciudad, que datan de la primera mitad del siglo V, se encuentran en el subsuelo de un edificio moderno. La basílica, que ha sido identificada como una iglesia dedicada a San Demetrio, se encuentra en pleno centro de Sirmium, en las inmediaciones de la plaza (forum). Está formada por una nave central y dos laterales con transepto y un ábside semicircular situado sobre una plataforma elevada donde se encontraba el altar y los asientos para los sacerdotes. El culto a San Demetrio fue de gran importancia durante la Edad Media, una época en la que el emplazamiento fue bautizado con su nombre, Civitas Sancti Demetrii, pero también se mantiene en nuestros días pues sigue siendo el patrón de la ciudad.

Una parte del distrito comercial y artesano de la ciudad de Sirmium, constrido en el periodo de mayor prosperidad de la ciudad, es visible hoy en la plaza “Žitna pijaca“, donde podemos ver talleres y tiendas (tabernae) descubiertas in situ. Estaban situadas alrededor de las calles principales que llegaban desde la puerta oeste de la ciudad hacia el palacio imperial. También fue descubierto un muro defensivo en la zona sur del yacimiento, cuya construcción data de la segunda mitad del siglo IV.

Dentro del museo de Srem, encontramos una de las más representativas habitaciones de la edificación llamada “Villa Urbana“ situada dentro del área residencial de Sirmium. La habitación, que probablemente fue empleada para recepciones formales como fiestas y otros eventos, presenta un suelo decorado con un bonito mosaico. Se trata de uno de los mosaicos más grandes descubiertos en Sirmium, compuesto por varios patrones geométricos con motivos decorativos característicos del siglo IV.

En el parque cerca del hotel Sirmium, hay varios restos de la zona oeste del complejo palaciego imperial. Allí encontramos una parte del muro sur de la ciudad con una torre en esquina y un edificio para uso económico. El edificio se divide en dos tramos con una serie de habitaciones enfrentadas más pequeñas, separadas por un patio pavimentado. La construcción de grandes instalaciones para el almacenamiento de grano (horreum), aceite, vino y otros productos, demuestra la necesidad de asegurar el abastecimiento del emperador, el ejército, la administración y los oficiales que se encontraban de paso por el complejo imperial.

 

Comparte