...
Socio España

España Ruta Vía de la Plata

Socio España

En el siglo I a. C. comenzó la construcción de una calzada romana que aprovechaba trazados anteriores a lo largo de un corredor natural que, de sur a norte, recorría el oeste de la Península Ibérica. Poco después, esta calzada era ya una de las principales vías de comunicación peninsular, articulando la conexión de los territorios cantábricos y galaicos con la Lusitania y la Bética.

Su trazado, además de conectar algunas de las principales ciudades peninsulares, sirvió de elemento difusor de la cultura romana, y desde sus inicios, la calzada fue dotada de todo tipo de infraestructuras, muchas de las cuales aún hoy jalonan el trazado.

Después de la vía Augusta, la calzada de la Ruta de Plata fue la segunda en importancia en la Hispania romana. Fue iniciada, en época republicana, por el cónsul Quinto Servilio Carpio (106 a.C.), si bien quien realmente impulsó su construcción fueron el emperador Augusto y su sucesor Tiberio. La conformación del trazado y caracteres que ha llegado a nuestros días fue culminada en época de los emperadores hispanos Trajano y Adriano, quedando plenamente finalizada a mediados del siglo II d.C.

Durante la Alta Edad Media facilitó la penetración árabe hacia el norte, y posteriormente también permitió avanzar a las tropas cristianas reconquistadoras, convirtiéndose en un eje de comunicación indiscutible que vinculaba el norte y el sur. Fue en ese momento cuando adquirió su denominación actual de “Vía de La Plata”, al derivar su nombre del término árabe "balath o BaLaTa", que significa pavimentos o camino pavimentado.

Actualmente es uno de los más importantes y atractivos itinerarios romanos de Europa, a lo largo del occidente de la Península Ibérica, recorriendo importantes ciudades romanas o romanizadas (Hispalis, Emerita Augusta, Cáparra, Brigaecium, Legio, Gegionem…). La calzada se conserva en importantes tramos, jalonada de infinidad de obras de ingeniería (resaltan especialmente los puentes), miliarios, mansios, vicus y villas.

Este itinerario discurre por 4 regiones y 7 provincias en un eje norte-sur de 800 Km y más de 100.000 km2, contando con fuertes vínculos con el vecino Portugal.

El propio trazado de la Ruta constituye un valor fundamental que refleja la potencia y diversidad de los recursos turísticos disponibles. Un trazado rico y diverso que se articularía con los siguientes elementos:

  • Las Ciudades Patrimonio de la Humanidad con sus itinerarios internos y próximos
  • Los itinerarios y circuitos complementarios para acceder a recursos históricos, naturales y culturales en el entorno de la Ruta de la Plata
  • Los diferentes recursos multitemáticos: sendas litorales, ciudades con patrimonio cultural y otros recursos culturales, ríos, embalses y humedales, espacios y paisajes naturales significativos (dos Parques Nacionales y varios Naturales), e importantísimos ámbitos culturales y etnográficos además de una infinidad de itinerarios y rutas complementarias y alternativas.

 Más información: www.rutadelaplata.com

 

Comparte